jueves, 4 de diciembre de 2014

Anuario de Derecho Constitucional Latinoamericano – 2014




Esta publicación anual, editada por el Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer, se especializa en derecho constitucional y publica también artículos relativos a otras ramas del derecho, tales como el derecho procesal constitucional, el derecho administrativo, derechos y garantías individuales, el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho de la integración.
Para esta edición contamos con la contribución de 48 autores, de Bolivia, Cuba, México, Ecuador, Colombia, Brasil, Venezuela, Argentina, Chile, Nicaragua, Uruguay, Guatemala, Inglaterra, Italia y Alemania.

CONTENIDO

I. Derecho constitucional

• Horacio Andaluz Vegacenteno (Bolivia)
Argumentación, arbitraje y arbitrariedad: las contradicciones del Tribunal Constitucional en el recurso directo de nulidad contra laudos

• Carlos Justo Bruzón Viltres (Cuba)
Reforma constitucional en Cuba: ¿un camino para el perfeccionamiento del ordenamiento jurídico?

• Ery Iván Castro Miranda (Bolivia)
La elección de autoridades judiciales como aporte al nuevo constitucionalismo boliviano y latinoamericano

• Víctor Manuel Collí Ek (México)
Discursos de odio y su defensa en la doctrina constitucional mexicana

• Emerson Affonso da Costa Moura (Brasil)
E assim surge a vida! Uma análise crítica do papel da jurisdição constitucional brasileira em questões onde haja desacordo moral razoável

• Gonzalo Farrera Bravo (México)
Constitución y afrodescendencia: la constitucionalización de la afrodescendencia en América Latina

• Fabián Marcelo Jaramillo Villa (Ecuador)
De una sociedad plurinacional y pluricultural a una justicia intercultural

• Alan E. Vargas Lima (Bolivia)
La reelección presidencial en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia. La ilegítima mutación de la Constitución a través de una ley de aplicación normativa

• Luis Ernesto Vargas Silva (Colombia)
Marco constitucional plural en Colombia. Algunas claves para la discusión


II. Derecho procesal constitucional

• Roberto Hung Cavalieri (Venezuela)
El amparo constitucional en Venezuela. Acción de control constitucional extraordinaria o especial. Inconsistencias y contradicciones jurisprudenciales sobre su naturaleza que devienen en su propia negación

• Alexandre Veronese (Brasil)
Eduardo Manuel Val (Brasil)
Enzo Bello (Brasil)
Notas comparativas sobre las recientes reformas en el control de constitucionalidad en Chile, Argentina y Brasil

III. Democracia y Estado de derecho

• Herbert Landau (Alemania)
La democracia, el Estado de derecho y los derechos de participación ciudadana en atención a la realización de proyectos a gran escala

• María Gabriela Ábalos (Argentina)
Democracia y función judicial. El activismo decisional en la Corte Suprema de Justicia de la Argentina

• Alexander Espinoza (Venezuela)
La competencia del Gobierno para emitir declaraciones públicas y la libertad de expresión de los funcionarios públicos. Alemania, Venezuela y el sistema interamericano de derechos humanos

• Alfonso Santiago (Argentina)
El alcance del control judicial de razonabilidad de las políticas públicas. Perspectiva argentina y comparada

IV. Derechos económicos, sociales y culturales

• Ricardo L. Lorenzetti (Argentina)
La evolución del derecho constitucional ambiental en América Latina

• Oscar G. Barrientos Jiménez (Bolivia)
Rober D. Espinal Jiménez (Bolivia)
Piso de protección social: doctrina contemporánea desarrollada por la Organización Internacional de Trabajo, herramienta clave para promover condiciones favorables en el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales

• Domingo Hernández Emparanza (Chile)
Parámetros sobre el derecho a la protesta social y garantías constitucionales. El caso chileno

• José Francisco Rosales Argüello (Nicaragua)
Jurisdicción constitucional y derechos económicos, sociales y culturales en Nicaragua

V. Derecho internacional de los derechos humanos: control de convencionalidad y diálogo jurisprudencial

• Víctor Bazán (Argentina)
Vinculatoriedad de los estándares interpretativos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los órdenes internos, control de convencionalidad y diálogo jurisprudencial

• Elena I. Highton de Nolasco (Argentina)
El diálogo jurisprudencial entre la justicia nacional y las cortes internacionales: Reflexiones desde la experiencia argentina

• Jorge T. Larrieux (Uruguay)
Diálogo jurisprudencial entre la justicia nacional y las cortes internacionales

• Gustavo Adolfo Sigüenza Sigüenza (Guatemala)
Desafíos del control de convencionalidad y su aceptación por parte de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala

• Eduardo R. Sodero (Argentina)
Los desafíos del positivismo de los derechos humanos. El sistema internacional de protección de los derechos humanos: ¿La pesadilla y el noble sueño?

VI. Estado de derecho desde una perspectiva filosófica

• Luis Fernando Barzotto (Brasil)
Legalidade e direito natural institucional

• Fernando Adrián Bermúdez (Argentina)
El estado de excepción como paradigma de gobierno en Giorgio Agamben

• Eliana de Rosa (Argentina)
El ideal del rule of law en la teoría jurídica de John Finnis

• Ramiro Dillon (Argentina)
Del Estado de derecho al Estado constitucional de derecho. La revolución legal mundial según Carl Schmitt

• Daniel Alejandro Herrera (Argentina)
Del Estado de derecho moderno al actual. Paradojas y justificaciones

• Maris Köpcke Tinturé (Inglaterra)
Desafíos del rule of law

• Julio E. Lalanne (Argentina)
¿Gobierno de la ley o gobierno de los hombres? El problema en Platón y Aristóteles

• Carlos I. Massini-Correas (Argentina)
Sobre el rule of law y el concepto práctico del derecho

• Carlos Diego Martínez-Cinca (Chile)
Los casos difíciles y el pragmatismo de los jueces. Claves de la declinación del Estado de derecho

• Juan Fernando Segovia (Argentina)
Los condicionamientos metaconstitucionales del derecho estatal

• Angela Vidal da Silva Martins (Brasil)
Fundamentos procedimentais do Estado democrático de direito em Lon Fuller

• Rodolfo Vigo (Argentina)
Un concepto de validez jurídica funcional al rule of law

VII. Estado de derecho y sociedad

• Ricardo F. Crespo (Argentina)
Economía, política y Estado de derecho

• Fernando Hoffmam (Brasil)
José Luís Bolzan de Morais (Brasil)
Jânia Maria Lopes Saldanha (Brasil)
Do processualismo mercadológico-hipermoderno ao sistema de justiça mundial dos direitos humanos

• Carlos Alberto Gabriel Maino (Argentina)
Pervivencia del rule of law en sociedades líquidas. Abordaje desde la perspectiva filosófico-política, jurídica y sociológica de la vigencia del imperio de las instituciones en el Estado constitucional posmoderno

• Hugo S. Ramírez García (México)
Fabio Macioce (Italia)
Estado de derecho, laicidad y espacio público

• Andrés Rosler (Argentina)
Estado de derecho, delito político y terrorismo

VIII. Justicia de transición/Justicia transicional

• Ricardo C. Pérez Manrique (Uruguay)
Justicia de transición

• Jorge Ignacio Pretelt Chaljub (Colombia)
El desarrollo de la justicia transicional en Colombia: un modelo de ponderación entre la paz y los derechos de las víctimas

viernes, 21 de noviembre de 2014

¿Qué es una Constitución?






La Constitución es un instrumento que busca evitar el abuso del poder, tanto de aquellos privados que, en los hechos, tienen mayor o una fuerza más efectiva, sea en lo económico, organizativo o de cualquier índole, como de las autoridades públicas. De allí, entonces, que una Constitución no puede ser el reflejo de los factores reales de poder.

Jorge Asbún
00:00 / 21 de noviembre de 2014

Si uno pretende definir qué es una Constitución, encontrar el libro de Ferdinad Lasalle, que tiene por título justamente “Qué es una constitución”  (1892), podría llevarle a pensar que ha dado con el material adecuado para ese fin. Nada más falso.

Ferdinad Lasalle se pregunta: ¿Dónde reside la esencia de una Constitución, cualquiera que ella fuere? Y, para dar respuesta a la misma, efectúa un análisis sociológico, histórico y jurídico de la Francia del Siglo XIX y concluye afirmando que “la verdadera Constitución de un país solo reside en los factores reales y efectivos de poder que en ese país rigen, y las Constituciones escritas no tienen valor ni son duraderas más que cuando dan expresión fiel a los factores de poder imperantes en la realidad social, de ahí los criterios fundamentales que deben ustedes retener…”  y agrega que aquella Constitución escrita, que no refleja los verdaderos factores reales de poder, es una simple hoja de papel.

Si ésa es la respuesta a la pregunta ¿qué es una Constitución?,  se puede concluir que Ferdinad Lasalle, en realidad, ha definido lo que no es una Constitución y es que si ésta se limitara a reflejar las fuerzas que dominan una sociedad, entonces sería apenas un instrumento de poder –un mecanismo a través del cual se perpetúa ese dominio– y solo serviría para justificar a quienes pueden imponerse.

Lo que de verdad es

En razón de ello, hay que sostener exactamente lo contrario, la Constitución es un instrumento que busca evitar el abuso del poder, tanto de aquellos privados que, en los hechos, tienen mayor o una fuerza más efectiva, sea en lo económico, organizativo o de cualquier índole, como de las autoridades públicas. De allí, entonces, que una Constitución no puede ser el reflejo de los factores reales de poder.

Si para aproximarnos a responder la pregunta ¿qué es una Constitución?  recurrimos a algunas de las definiciones más o menos corrientes, podría citarse, a manera de ejemplo, a Georges Burdeau, quién afirma: “Una Constitución es el status del poder político convertido en instituciones estatales. La Constitución es la institucionalización del poder”.

O a Maurice Hauriou, quién afirma que “la Constitución es un conjunto de reglas relativas al gobierno y a la vida de la comunidad estatal”. Estas definiciones explican el contenido de la Constitución: derechos ciudadanos, organización del gobierno, institucionalización de la política y dejan implícito –demasiado implícito– lo que una Constitución es.

Evidentemente ésta concretiza la visión política de una sociedad, pero, si solo fuera eso, entonces, incluso, los gobiernos autoritarios o totalitarios podrían alardear de contar con una Constitución y a la sazón se diluye totalmente su sentido.

Si se busca otras definiciones, está, por ejemplo, la efectuada por el Tribunal Constitucional Español, que, en la sentencia Nº 9/81 31 de marzo 1981, afirma: “La Constitución es una norma cualitativamente distinta de las demás, por cuanto incorpora el sistema de valores esenciales que ha de constituir el orden de convivencia política e informar todo el ordenamiento jurídico. La Constitución es así la norma fundamental y fundamentadora de todo el orden jurídico”.

Hay que destacar que entre los elementos que se individualizan en esta descripción se tiene el hecho de que la Constitución concretiza jurídicamente la visión política de la sociedad y, por ello, instituye el sistema de valores acordado por la misma, es el origen y fundamento del ordenamiento jurídico, elementos o cualidades importantísimas, ni duda cabe, pero que no ayudan a responder a la pregunta ¿Qué es una Constitución?

O será que, como sostiene Eliseo Ajá en el prólogo al libro antes referido de Ferdinad Lasalle, esa pregunta “carece de una respuesta general; es preciso concretar en qué país y en qué periodo histórico; e, incluso, la posición política y doctrinal de quién contesta”. Y, por tanto, podría, a partir de ello, justificar la ausencia de una definición esencial y permanente de Constitución.

Al respecto, resulta muy útil recordar la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada en Francia en 1789, la misma que en su artículo 16 afirma: “Toda sociedad en la cual no esté establecida la garantía de los derechos, ni determinada la separación de los poderes, carece de Constitución”. 

Este artículo hace énfasis en la función ontológica de la Constitución al fijar el contenido esencial y permanente de la misma, que es establecer los instrumentos y garantías necesarias para que los derechos que reconoce y proclama puedan concretarse, evitando la amenaza o el atropello que puedan efectuar el resto de los ciudadanos y/o las propias autoridades.

El instrumento efectivo

Esta, podría decirse, es la esencia de una Constitución, ella no se limita a reflejar las fuerzas fácticas ni a concretar la visión política de una sociedad o solo a establecer los derechos fundamentales, aspira a constituirse en un instrumento efectivo de protección incluso para aquél ciudadano o ciudadana que no tiene ningún poder ni pertenece a ningún grupo y solo se tiene a sí mismo y, como un ser humano, merece el respeto de todos.

Esta podría decirse es la respuesta a la pregunta de ¿Qué es una Constitución? Y, por ello, es evidente que sería preferible que la misma sea una simple hoja de papel a que se constituya en un instrumento al servicio del poder.

Ciertamente, no se puede obviar que una cosa es que exista una Constitución y otra que la misma sea efectivamente cumplida. Justamente en atención a este aspecto, la Ciencia Constitucional tiene la tarea de identificar los ámbitos en los que aquella no se cumple y saber a qué responde esa situación: cultura ciudadana, gestión de los gobernantes, influencia de grupos de presión, características de los partidos políticos o del sistema de partidos u otros, así proponer los mecanismos y medidas adecuados para superarlos, pero el punto de partida es –vale la pena reiterarlo– que haya una Constitución.

El autor es doctor en Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid.