viernes, 3 de junio de 2011

LA OEA INCLUYE EN SU AGENDA EL DIFERENDO MARÍTIMO ENTRE BOLIVIA Y CHILE

EL PEDIDO DE MAR ES EL SEGUNDO TEMA EN LA AGENDA DE LA OEA


Tarea. Ambos países hacen un intenso lobby internacional a favor de su posición
La Razón - Iván Paredes - La Paz
La Organización de Estados Americanos (OEA) incluyó el reclamo boliviano sobre el mar en su agenda, mientras los gobiernos de Bolivia y Chile — en tensa relación desde el 23 de marzo— bajaron el tono de sus declaraciones y negocian respaldo con países de la región.

El 7 de junio comenzará la cuarta sesión plenaria de la Asamblea de la OEA, en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones de San Salvador. El segundo punto del cronograma —tras el recurrente respaldo a Argentina en el conflicto con Gran Bretaña por las Malvinas— es el “informe sobre el problema marítimo de Bolivia”, agendado desde 1979 y confirmado en el portal digital del organismo multilateral.
Funcionarios del servicio exterior de Bolivia afirmaron que el lobby previo a la cita lo hace el canciller David Choquehuanca. “Él lo hace personalmente y al más alto nivel”.
Las fuentes optaron por no emitir posición hasta después de la cita de la OEA. “Ahora no conviene hacer pronunciamientos por la actual relación que existe con Chile. El Canciller (David Choquehuanca) realiza las gestiones y es mejor no criticar posturas de Chile, ya que resultaría perjudicial”, afirmó una de ellas.
Sobre las gestiones de la Cancillería, el embajador de Bolivia en Brasil, José González, ratificó que Choquehuanca es la autoridad responsable de la negociación. “Choquehuanca ya se reunió en La Paz con el canciller (de Brasil, Antonio) Patriota. En esa cita le explicó la posición boliviana sobre el mar y ya tuvo una respuesta”, informó a La Razón.   
De igual manera, el embajador boliviano en Colombia, Mario Carvajal, prefirió no comentar sobre el tema marítimo, según dijo, para “no entorpecer las negociaciones que lleva adelante el Canciller”.   
La OEA emitió entre 1979 y 1989 un total de 11 resoluciones. En éstas señala que el problema es un “asunto de interés hemisférico” y recomienda que “es necesario encontrar una solución justa y equitativa, que proporcione a Bolivia un acceso soberano y útil al océano Pacífico”. Chile aceptó dos de ellas, en 1979 y 1980.
Durante la XL Asamblea de la OEA que se desarrolló en junio del 2010 en Lima, Bolivia logró el respaldo de 10 naciones respecto de su demanda de soberanía marítima.
Entonces, la Cancillería boliviana destacó, en un comunicado, la “solidaridad expresamente manifestada” por los representantes de “Perú, San Vicente y las Granadinas, Brasil, México, Ecuador, Argentina, Uruguay, Venezuela, Panamá y El Salvador”.
A esos 10 países se sumó Paraguay, que expresó hace unos días, mediante su canciller Jorge Lara, que “comprende” la demanda marítima que impulsa Bolivia. En tanto, el Gobierno de Chile realiza gestiones fuera de su país. Según el diario La Tercera, el presidente Sebastián Piñera inició la antesala a la cita con la mandataria argentina, Cristina Fernández.
El canciller de Chile, Alfredo Moreno, también trabajó desde París, Francia. Se comunicó con sus homólogos de la región para contrarrestar la demanda boliviana. La Tercera señala que Moreno “ya tiene afinada la intervención que deberá realizar ese día para contrarrestar la de su par boliviano, Choquehuanca”.
En La Paz, el ex canciller Armando Loaiza afirmó que la Asamblea de la OEA no es la solución al problema marítimo. “Sería un logro para Bolivia si la OEA decide encabezar la negociación marítima entre Bolivia y Chile. Otro aspecto importante es trabajar en la Asamblea de la OEAque se realizará en Cochabamba el 2012. Ahí se logrará un fuerte respaldo”, explicó.  

Inquietud chilena
El diario La Tercera revela que la Cancillería de Chile teme por los respaldos que Bolivia pudiera recibir de otros países durante el plenario. En anteriores encuentros más de una decena apoyaron la causa boliviana.

Diputado chileno pide prudencia a su gobierno
El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Chile, Marcelo Díaz, pidió “prudencia” a las autoridades del gobierno de Sebastián Piñera en sus declaraciones respecto a la relación con Bolivia, a pocos días de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).
“No es Chile quien gana cuando se citan tambores de guerra. No ganamos nada cuando se hacen declaraciones altisonantes anunciando situaciones beligerantes. Aquí hay que ser muy claros y señalar que no estamos al borde de una guerra. Tenemos que hacer un esfuerzo para lograr que Bolivia retome el diálogo bilateral”, dijo Díaz.
Así, según La Tercera, criticó los dichos del ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, quien dijo que las Fuerzas Armadas de su país “están en condiciones de hacer respetar los tratados internacionales vigentes”.
En cambio, el diputado del opositor Partido por la Democracia (PPD), Jorge Tarud, apoyó la posición de Allamand. “Chile es un país apegado al derecho internacional, y por lo tanto, es nuestro deber respetar y hacer respetar los tratados internacionales vigentes”, reprochó. 

Argentinos apoyan al país
Un grupo de diputados argentinos de diferentes fuerzas políticas anunció que presentarán al Órgano Legislativo de su país una declaración de apoyo a la reivindicación marítima que impulsa Bolivia. Silvia Vásquez, diputada del Partido Concertación (PC) de Argentina, hizo el anuncio ayer luego de una reunión con sus pares bolivianos.
“Hemos presentado un proyecto de declaración que seguramente lo estaremos tratando la próxima semana en la Cámara, expresando el apoyo absoluto que viene haciendo el pueblo boliviano. Es un reclamo justo que la comunidad internacional debe acompañar. Aprendimos que Bolivia merece una salida soberana al mar”, afirmó Vásquez en una conferencia de prensa en el Legislativo.
A Vásquez se sumaron los parlamentarios Ricardo Mansur, del Frente Cívico Federal (FCF), y Liliana Parada, del Bloque Igualdad Social (BIS). “La demanda marítima boliviana es legítima y creo que la Unasur debería emitir una resolución para evitar guerras verbales entre ambas naciones hermanas”, aseguró Parada.